En la cumbre climática COP26 de la ONU en Glasgow, se emitó un documento firmado por los casi 200 países que asistiero, en el cual se destaca la mención sin precedentes de que el carbón es la principal fuente del calentamiento global y existe un compromiso para reducir su uso. Por su parte India y China impidieron al final que se firmara el término de eliminación gradual de su uso como fuente de energía.

En dicho documento además, se le insta a los países desarrollados a que por lo menos dupliquen sus provisiones colectivas de financiación dirigidas a ayudar a las naciones en vías de desarrollo adaptarse al cambio climático para 2025, duplicando así el dinero que recibirán los países pobres para que se puedan adaptar a los impactos del cambio climático.

Entre los puntos más importante se destacan:

  • Se le insta a los países desarrollados a duplicar los fondos para los países en desarrollo para ayudarles a adaptarse al cambio climático.
  • Se le solicita a los países a actualizar a más tardar el año entrante sus metas de reducción de carbono para 2030.
  • Se hace un llamado para reducir gradualmente «el uso del carbón como fuente de energía y los subsidios a los combustibles fósiles ineficientes».
  • Se hace énfasis en la necesidad de «aumentar significativamente el apoyo» a los países en desarrollo más allá de los US$100.000 millones al año.
  • Se establecerá un diálogo para examinar el tema de dinero a cambio del daño que el cambio climático ya ha causado.

Uno de los anuncios más destacados fue que los líderes de más de 120 países, que representan alrededor del 90% de los bosques del mundo, se comprometieron a detener e invertir la deforestación para 2030.

Adicionalmente más de 40 países entre ellos grandes consumidores de carbón como Polonia, Vietnam y Chile, acordaron abandonar el carbón, uno de los mayores generadores de emisiones de CO2.

Imagen: Pixabay

La activista sueca Greta Thunberg, criticó el evento durante una marcha de protesta con miles de jóvenes, «No es un secreto que la COP26 es un fracaso. Debería ser obvio que no podemos resolver una crisis con los mismos métodos que nos llevaron a ella en primer lugar», exclamó.

También dijo que «La gente en el poder puede seguir viviendo en su burbuja llena de fantasías, como el crecimiento eterno en un planeta finito y las soluciones tecnológicas que aparecerán repentinamente de la nada y borrarán todas estas crisis sin más», además que «necesitamos recortes anuales drásticos e inmediatos de las emisiones como nunca antes se ha visto en el mundo».

Por otro lado, la activista de Uganda Vanessa Nakate, dijo: «Históricamente, África es responsable de solo el 3% de las emisiones globales y, sin embargo, los africanos están sufriendo algunos de los impactos más brutales de la crisis climática».

 

 

0