El pasado mes de junio el INEGI publicó los resultados de la encuesta nacional trimestral de seguridad pública urbana, la cual reveló que la percepción de inseguridad de los mexicanos aumentó del 66.4% en marzo al 66.6% en junio. Dentro del informe encontramos que las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron: Fresnillo, Cancún, Ecatepec de Morelos, Coatzacoalcos, Naucalpan de Juárez y Tonalá, con 96.2, 88.7, 87.7, 86.9, 86.7y 86.1%, respectivamente.

En los primeros dos años del presidente Andrés Manuel López Obrador, México ha registrado los años más violentos de su historia, con 34,681 víctimas de asesinato en 2019 y 34,554 en 2020.

Y una de las razones de estos datos tiene que ver con la cantidad de armas ilegales que entran al país desde Estados Unidos, pues de acuerdo a datos proporcionados por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, cada año entran de manera ilegal más de medio millón de armas que provocan 17.000 homicidios anuales y que del 70% al 90% de las armas decomisadas en su territorio vienen de Estados Unidos.

Imagen: Pixabay

Referente a las armas provenientes de Estados Unidos el Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, señaló que «Las utiliza el narcotráfico, están hechas para eso; para que las compren, son más valiosas, tienen diferentes tipos de arreglos desde el punto de vista estético y de uso», también agregó que las compañías «desarrollan diferentes modelos» de pistolas específicamente «para el narco», además informó que las autoridades mexicanas han detectado el uso de unas Colt de calibre .38 que tenían la imagen del revolucionario Emiliano Zapata, un símbolo de estatus codiciado por los cárteles de la droga, y que éstas llegaron al país desde Estados Unidos ilegalmente.

Debido a lo anterior, el pasado 4 de Agosto el gobierno de México interpuso una demanda civil en contra de 11 empresas de producción y distribución de armas en Estados Unidos, a quienes acusa de “prácticas comerciales, negligentes e ilícitas, que facilitan el tráfico ilegal de armas a México”.

Las empresas demandadas incluyen a algunos de los fabricantes más poderosos: Smith & Wesson; Barrett Firearms Manufacturing; Beretta; Century International Arms; Colt’s Manufacturing Company; Glock; Sturm, Ruger & Co y Witmer Public Safety Group, entre otros. Según el gobierno mexicano las ventas anuales de estas firmas a clientes en México, , rebasan las 340.000 armas al año.

Imagen: Pixabay

Como respuesta ante ésta demanda, la industria armamentística en Estados Unidos, dijo lo siguiente: «Las acusaciones de tráfico transfronterizo de armas al por mayor son evidentemente falsas. El gobierno mexicano es responsable del crimen desenfrenado y la corrupción dentro de sus propias fronteras», además agregó que «En lugar de buscar el chivo expiatorio de las empresas estadounidenses que respetan la ley, las autoridades mexicanas deben concentrar sus esfuerzos en llevar a los cárteles ante la justicia».

Por último la Secretaría de Relaciones Exteriores emitió un comunicado, en el cual dice que «Los demandados y la industria de comercio de armas en Estados Unidos tratarán de deslindarse de cualquier responsabilidad en el tráfico ilícito de sus armas a México y de los daños que estas ocasionan, en el litigio se probará que las empresas demandadas incurren en prácticas ilícitas y negligentes. La Corte conocerá los hechos y las evidencias, no los mensajes superficiales que pretenden legitimar su enriquecimiento desmedido a costa de la muerte de cientos de personas», concluyó.

0