Enero 19, 2021 / Staff 

El General en retiro Salvador Cienfuegos fue exonerado por la Fiscalía General de la República (FGR), después de ser detenido el pasado octubre y enfrentar cargos relacionados con narcotráfico y lavado de dinero en Estados Unidos, y posteriormente ser repatriado a México el 18 de noviembre a México, ésto luego de que el departamento de justicia de Estados Unidos desistió de la acusación y se planteó que la investigación continuara en México con las pruebas recabadas por la DEA.

Imagen: Pixelbay

La FGR informó que solicitó a las autoridades de Estados Unidos todas las pruebas de su investigación contra el General Salvador Cienfuegos, como respuesta únicamente recibieron 743 hojas con trascripciones de mensajes de texto que supuestamente interceptaron, dicho documento se hizo de conocimiento público por la Secretaría de Relaciones Exteriores el 15 de enero, por instrucción presidencial.

En dicha investigación se identificó al General Cienfuegos como el «Padrino» o «Zepeda», quien según la misma, ofrecía protección e información a un grupo ligado al Cártel de los Beltrán Leyva que radicaba en Nayarit y era liderado por Juan Francisco Patrón Sánchez alias el H2.

La Fiscalía General de la República emitió un comunicado, en el que indicó que «luego del análisis correspondiente, se llegó a la conclusión de que el General Salvador Cienfuegos Zepeda nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas; y tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos».

Así mismo dijo que la evidencia aportada por la autoridad estadounidense fueron mensajes telefónicos, sin que esté corroborado que la DEA haya obtenido la autorización de un juez para obtenerlas, también destacaron que existen «múltiples imprecisiones, como la descripción que se hace del general, la cual no coincide con su fisonomía, así como las supuestas reuniones, ya que se acreditó que el general estuvo en lugares distintos a los señalados.

A esto el Departamento de Justicia de Estados Unidos aseguró que están «profundamente decepcionados» por la decisión de la FGR y por hacer pública la información que se compartió de forma confidencial.

A lo que el presidente López Obrador contestó «ojalá lo piensen bien, yo podría decir lo mismo, que estamos decepcionados del trabajo de la DEA, pero mejor, vamos a dejarlo así».

 

0